Martínez Navarro presenta en el Cuarto Real su ‘Misión vertical’

 – ¿Tiene alguna vinculación tiene con Granada? 

– Tengo amigos desde hace muchos años, con los que me gusta recorrer los senderos de la sierra. También publiqué en Granada Tú eres la estancia, una novela histórica, con otra editorial

– Francisco Martínez Navarro es otro profesor de instituto que realiza incursiones en el mundo de la literatura ¿Hasta qué punto le ha sido útil esta actividad profesional para escribir su primera novela para adolescentes y jóvenes, ‘Misión vertical’?
– No mucho: conozco el lenguaje de los adolescentes y sus resortes actitudinales, es mi trabajo. Pero no idealizo esa etapa de la vida. Lo que de verdad me resulta útil es observar. Simplemente observar: una pelea fácilmente evitable o la caída de una gota de rocío.

– ¿A qué cree que se debe el hecho de que el paso de la Primaria a la Secundaria el alumnado se vaya apartando de la lectura? ¿O no está de acuerdo con esto?
Estoy de acuerdo. Lo que pasa es que a partir de esa edad también el sujeto se abre a otros soportes de comunicación: redes sociales, móvil. Eso es también leer, nos guste o no. Además, la capacidad de ficción y de invención está presente en algunos videojuegos, que han sustituido al cine de aventuras, a los comic de aventuras y a las novelas de aventuras, pero no a las aventuras.

– ¿Hasta que punto le han influido sus primeras lecturas de Verne y Salinger? Lo decimos por las citas en las primeras páginas…
– Hasta el punto final. Melville, Conrad, Stevenson y los que has nombrado. Me han influido porque esos autores escribían, más que para adolescentes, para hombres jóvenes y mujeres jóvenes. No sé, a lo mejor no es lo mismo.


– ¿Cuándo se le ocurrió esta historia y cómo ha ido tomando forma hasta su entrega a la editorial granadina?

– Andaba por Galicia. La bruma. El aire húmedo y pesado. Los montes perdidos y los valles ocultos. Esas sensaciones las junté con lo poco que sé y lo mucho que me queda por saber del ser humano. Misión vertical es solo un capítulo de ese peregrinaje.


– ¿Por qué ha incluido, junto a las fantásticas aventuras de Rafael Puertas, su adolescente protagonista de dieciséis años, el conflicto de las relaciones padre-hijo?

– Porque suponen más del 80% de los conflictos que han sufrir a los y las adolescentes. La falta de comunicación de los padres, los puentes que se cortan con el hijo o hija joven, son más letales que un botellón de garrafa.

– ¿Le gusta que sus lectores se implique activamente en la lectura?
– Necesito que mis lectores se impliquen activamente en la lectura. Para eso se inventaron Facebook y los blog. ¡Y las cartas!

– ¿Cómo se puede ‘hacer verosímil lo que no existe y sorprendente lo que es cotidiano’?

– Lo primero con personajes redondos que toman decisiones que no se podían sospechar en el capítulo anterior. También con adjetivos equilibrados y plásticos. Lo otro adoptando puntos de vista no frecuentes; ejemplo: el cruce de una calle con otra, con su STOP y lineas amarillas, puede ser el encuentro de aquellos amigos que se despidieron con insultos hace cuatro años y ahora van a cruzar juntos.

– ¿Desea añadir algo más?
– Hay que leer Misión Vertical para comprender nuestro sitio en el mundo. ¿Por qué estoy aquí?, ¿qué hacer entre tanta belleza y tanto peligro? Son las preguntas del joven que nunca desaparecerá por muchos años que cumplamos.

francisco-martinez-navarro---invitacion

Enlace relacionado:

‘Misión vertical’, viaje iniciático con ecos de Verne y Salinger (La Voz de Almería, 19/04/2016)

Ver también:

Presentación de la  ‘Tú eres la estancia’ de Francisco Martínez con lectura dramatizada por la Compañía Mira de Amezcua (26/10/2015)

 

 

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *