Mustapha Busfeha García : «Dijeron de Granada, X: «Ernest Hemingway»

Hoy vamos a hablar de uno de los escritores más conocidos del siglo XX: Ernest Miller Hemingway; Oak Park, (Illinois) 1899 – Ketchum,(Idaho) 1961.
Narrador estadounidense cuya obra, considerada ya clásica en la literatura del siglo XX, recibió el premio Nobel en 1954. Estudió en el Oak Park and River Forest High School, donde aprendió a tocar el violonchelo y formó parte de la orquesta. Se interesaba también por el boxeo. No quiso ir a la universidad y lo vemos ya trabajando como reportero en el “Kansas City Star” en 1917. De su intensa vida nos interesa en esta ocasión su relación con España y a ella nos ceñiremos.

La primera vez que visitó nuestro país fue en 1919 al volver de Italia, donde había servido como voluntario en la Cruz Roja en el frente italiano durante la Primera Guerra Mundial. El barco hizo escala en Gibraltar y el escritor pasó a Algeciras.  En 1921, de vuelta en Europa, conoce en París, a los pintores españoles Pablo Picasso y Joan Miró. Por fin, en 1923, acompañado de otros amigos, Hemingway hace su primer viaje a España. Quiere ver y aprender de toros. Viaja a Sevilla, Ronda y Granada.

Vuelve Hemingway con su esposa, unos meses después, en el verano de 1923, a Pamplona. No estaban preparados para lo que les espera en Navarra: Encierros, bailes, una ciudad borracha y toros todas las tarde  En 1925 los Hemingway y un grupo de amigos vuelven a Pamplona. El viaje, los amigos y las aventuras en Navarra forman la base de su primera novela titulada “Fiesta”. Va conociendo más y más de España y aprende español  Gran aficionado a la fiesta de los toros, siempre que podía, nada más concluir los sanfermines, abandonaba la capital navarra para dirigirse al litoral valenciano. Valencia era otra de sus ciudades favoritas, así lo dejó escrito en sus obras.

El 27 de febrero de 1937 se va como corresponsal a la España de la Guerra Civil. Sus primeros contactos de la contienda como tal los establece en las trincheras con los combatientes de las diferentes brigadas internacionales que se habían formado con personas simples de diferentes países para combatir por la República, principalmente con los de brigada Lincoln, donde la mayoría eran estadounidenses y la XII brigada que comandaba el general húngaro Lucasz.

A su regreso a los Estados Unidos, el 19 de mayo del mismo año, empleó todo el material tomado en los campos de batalla y las ciudades, conjuntamente con otros camerógrafos norteamericanos, para la realización del filme “La Tierra Española”, que tenía como objetivo, promover la justa causa de la República española y recaudar fondos para el gobierno español.”  Poco tiempo después, Ernest Hemingway va a Hollywood para reunir fondos con el fin de enviar ambulancias a la República., en tan solo un día, consigue suficiente dinero para mandar veinte ambulancias. Escritores de la talla de André Gide, Thomas Mann, André Malraux, Romain Rolland, Aldous Huxley ,Waldo Frank.. John Dos Passos, y Malcolm Cowley , se encontraban junto a él en aquél Madrid asediado de 1937

En su segunda visita, en 1938, se entera con suma tristeza de que algunos amigos, habían perecido, entre ellos el general Lucasz y el médico Werner Heilburn. Acompaña a las tropas republicanas en la Batalla de Teruel, donde la población le confunde y agasaja como un oficial de las Brigadas Internacionales. Impasible, al lado de los que siempre amó hablando de la situación en el frente.

El tercer viaje comenzó el 18 de marzo de 1938 y se extendió, aproximadamente, un poco más de un mes en compañía de Martha Gellhorn. Era fácil de apreciar que la supervivencia de la República estaba comprometida, sin embargo cuando regresa a los Estados Unidos se muestra optimista pese a que el gobierno español estaba perdiendo los pocos territorios que aún mantenía bajo su control. Hemingway volvió a los Estados Unidos el 30 de mayo y en un encuentro con la prensa, cree todavía en el triunfo de la República. Junto al fotógrafo de Life, Robert Capa, cubre gran parte de la Batalla del Ebro.

Hemingway realiza su último viaje, como corresponsal a España del 31 de agosto de 1938 a diciembre del mismo año. Esta fue la estancia más triste en España del escritor ya que asistió a la caída de la República española que tanto había defendido y apoyado. Una vez finalizada la Guerra Civil española, participó como corresponsal en la Segunda Guerra Mundial y estuvo presente en el día “D”.

Hemingway no volverá a nuestro país hasta 1953. Conoce a Ordóñez en Pamplona e inmediatamente escritor y torero congenian. No obstante, Pamplona había perdido su encanto de los años veinte para Hemingway. Irónicamente, él la había convertido en una atracción turística.
En 1956 vuelve, nuevamente, Hemingway a España gozando de una enorme popularidad. Va a una corrida tras otra, siguiendo el Mercedes de la cuadrilla de Ordóñez por toda España. “En mi vida he estado más contento” -diría

Ernest Hemingway vuelve, nuevamente a España, en agosto de 1960, pretextando que su amigo, el torero Ordóñez, lo necesita. Pero, preso de la soledad, el insomnio y sufriendo de pesadillas, complejos de persecución y los efectos negativos de sus muchos accidentes, heridas y el alcohol, sólo se queda dos meses. Aun así demora la partida hacia los Estados Unidos intuyendo que ya nunca más volverá a España. El 2 de julio de 1961, Hemingway se disparó «deliberadamente» con su escopeta favorita. Hay que anotar que su padre, un hermano y una hermana se había también suicidado.

Entre sus obras más importantes, citaremos:  ‘Fiesta’ (1926), ‘Adiós a las armas’ (1929), ‘Verdes colinas de África’ (1935), ‘Por quién doblan las campanas’ (1940), ‘El viejo y el mar’ (1952) y ‘París era una fiesta’ (1964, publicada de forma póstuma)

Entre Pamplona, Madrid y Valencia transcurrió gran parte de la vida apasionada y lúdica del autor y, sin embargo, decía:

“Si tuviéramos que visitar una sola ciudad en España, esa debería ser Granada”.

En otro contexto, también decía: “ Un escritor que no quiera mentir, jamás puede vivir y escribir bajo el fascismo”.

 Ver otros artículos 

de Mustapha Busfeha García,

escritor

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *