Juan Franco Crespo: «Personajes: Gustav Brom»

Nacido como Gustav Frkal el 22 de mayo de 1921 en Velké Leváre, fallecía en Brno el 25 de septiembre de 1995. Para muchos será un nombre extraño, pero para los amantes de la música y los radioescuchas de media Europa, no dejará de ser un personaje familiar pues muchas de sus piezas surcaban el éter y con la llegada de la noche, las emisoras de onda media de la República Checoslovaca llegaban a prácticamente todo el continente. Era una época donde todavía estaba por llegar esa inundación planetaria de ruidos que nos acompañan en infinidad de situaciones y la Onda Media prácticamente ha sido desmantelada con lo que nos han devuelto a la tribu que es lo que normalmente cubre la Frecuencia Modulada.

Brom era un consumado y famoso músico checo, director de su propia big-band, compositor y cantante. Originalmente quería dedicarse a la arquitectura, siguiendo los pasos de su tío materno, pero el campo que realmente le atrapó fue el género musical. Originalmente fue un muchacho difícil y ya con 18 años cayó en manos de la Gestapo que lo enviaría a un campo de concentración del que lograría evadirse [entonces ya estaban estas tierras bajo el protectorado alemán]. Fue en este período donde decide adoptar un nuevo nombre con el cual sobrevivir BROM [que podríamos decir era toda una provocación] y con él llegaría a lo más alto del mundo de la música. Inicialmente fue un recurso para evitar problemas con los ocupantes y luego se convertiría en su nombre artístico oficial.

En junio de 1940 se lanzaba a formar su big-band y con ella llegaría al top de este tipo de música que entonces estaba de moda en Europa, a pesar de los aires de guerra, la gente quería diversión. Brom y sus muchachos les daban todo lo que aquella juventud necesitaba: evasión. La banda no sólo ofrecía swing o jazz, sino que incursionaba en otros géneros, su corriente se adentra en otros ritmos no genuinamente americanos. Con 40 años su banda era la que ya tenía el contrato oficial del Teatro Estatal de Brno (1961) y en la radio y televisión checoslovaca.

A lo largo de su dilatada vida profesional realizó 150 LP y casi 600 sencillos en donde uno encuentra no sólo canciones internacionales del momento, sino otras muchas piezas de su tierra que podríamos encuadrar en el estilo popular o tradicional. Un trabajo que tampoco pasó inadvertido fue su recopilación de varias danzas que aún cautivan a los melómanos.

Puede decirse que Brom tenía una predisposición innata hacia el jazz. Estuvo al frente de su banda nada menos que durante 53 años y en su tiempo fue uno de los directores más longevos de todo el continente. Está considerado como uno de los más grandes músicos checos de todos los tiempos, no sólo por su tenacidad y perseverancia, sino por el talento que demostró a lo largo de su vida.

El correo checo le honró con un sello de 27 coronas para conmemorar el centenario de su nacimiento. Fue diseñado por Michal Novák, impreso en offset digital, hojas de 50 y tirada de 400.000 ejemplares. El primer día se realizó en Brno, la ciudad en donde falleció, el matasellos lleva su firma autógrafa y el sobre fue ilustrado con un músico y su trompeta –también los hay en el sello- él figura en el lado izquierdo de la estampilla de manera frontal.

Nota: nuestro agradecimiento al correo checo por la ayuda para documentar este artículo.

 

Ver más artículos de

Juan Franco Crespo

Maestro de Primaria, licenciado en Geografía

y estudios de doctorado en Historia de América.

Colaborador regular, desde los años 70, con publicaciones especializadas

del mundo de las comunicaciones y diferentes emisoras de radio internacionales.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.