Enrique Morón: «Los abuelos, en parte, somos el refugio de los nietos»

Si hace un mes, el veterano poeta de Cádiar, Enrique Morón, presentaba, ‘Sonetario’,  ahora regresa a la actualidad literaria con un nuevo poemario titulado ‘Coloquios con Arturo’ que presenta el jueves, 23 de diciembre, en el Centro Artístico donde estará acompañado por su hijo, el dramaturgo y profesor de la UGR, Antonio César Morón. y el editor de Nazarí, Alejandro Santiago (20 h). En este libro el autor nos ofrece «una guía, no solo para su nieto, sino para todo el que se adentre en él». Contiene 60 poemas dedicados a su nieto Arturo, repartidos en cuatro partes (Loa, Consejos, Diálogos y Ausencia) al que, una vez terminado, añadió uno más (Nana) al nacer Blanca, la hermanita de Arturo.

Poemario que iniciara durante su estancia en Cádiar en el verano de 2020 dedicándole unos poemas a su querido nieto que califica como «muy aplicado, obediente y cariñoso». Poco a poco fue reuniendo más poemas que completaría luego en Granada hasta conformar este libro publicado por Editorial Nazarí al que seguirán sus obras completas que espera presentar en 2022.

Siguiendo la máxima machadiana de que la poesía debe ser una cosa coloquial, el autor, Enrique Morón, camino de los 80 años, nos regala en este libro una colección de poemas dedicados a su nieto, en algunos de los cuales mantiene un diálogo con él, -de ahí el título-. Aunque siente predilección por las formas clásicas, en este caso utiliza el verso libre para hablar con el pequeño (que que en marzo próximo cumplirá los 6 años y reside en Madrid) y lo hace con un lenguaje cercano. Está estructurado en cinco partes: la primera es Loa, donde alaba las cualidades de su nieto. La segunda ‘Consejos’ incluye reflexiones sobre el sentido de la vida y recomendaciones acerca del camino que debe seguir ahora que está descubriendo el mundo. En la tercera, ‘Diálogos’, el autor conversa con su nieto. La penúltima parte, quizás la más melancólica, lleva por título ‘Ausencia’ donde expone los sentimientos experimentados tras convivir en los períodos vacacionales y su marcha a Madrid que, ahora, debido a la pandemia ha hecho que los encuentros sean menos por lo que el abuelo experimenta más episodios de tristeza y melancolía. La quinta parte es una nana dedicada a su nieta Blanca que nació cuando el libro ya estaba terminado pero pensó que sería apropiada «esta canción de cuna realizada en seguidillas para la recién nacida».

Por las circunstancias vitales -Enrique quedó huérfano de padre con cinco años y de madre con 18- una de las constantes en la poesía de Morón es la presencia de la muerte como un estigma y
el amor a los nietos pues «los abuelos, en parte, somos el refugio de los nietos».

Arturo se puede considerar afortunado pues desde pequeño puede presumir de tener un abuelo poeta y un tío dramaturgo pues Antonio César le dedicó un texto con poema incluido del que IDEAL EN CLASE se hizo eco:

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA TELEFÓNICA:

Ir a descargar

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.