Antonio Alaminos: «¿Sería bueno para todos y para todas?»

Recientemente se ha aprobado el plan de estudios militares para la Princesa de Asturias. Con este motivo he recordado mi paso por el servicio militar obligatorio en el que serví como cabo primero en un centro de instrucción de reclutas, CIR. Trabajé mucho, durante más de un año que estuve allí. Me llevé el orgullo del deber cumplido y un diploma por mi buen comportamiento y espíritu, que tengo enmarcado en mi casa. Además de buenas amistades y el haber vivido una serie de valores que me siguen ayudando en mi vida diaria, incluso ahora que ya estoy retirado de la enseñanza y pachucho.

Y pienso, que si pasar un tiempo de formación en el ejército es bueno para la Princesa de Asturias, ¿no sería también bueno para todos los jóvenes y todas las jóvenes? Ya sé que no es comparable con el crucial papel que desempeñará la Princesa de Asturias en el futuro. Pero, ¿y para los demás jóvenes, aunque fueran unos pocos, muy cortos, meses, y de una forma contemporánea, muy actual?

Valores como la disciplina, el honor, el amor al servicio, el espíritu de sacrificio y responsabilidad, la lealtad, el compañerismo, el amor a la patria, el ejemplo, la justicia, la abnegación, el valor o el espíritu de superación, por nombrar algunos. ¿No serían buenas vivencias para todos los jóvenes y todas las jóvenes, junto con una moderna conciencia de la participación civil en la defensa de la nación?

Cabo primero Alaminos

Ahora que tenemos una guerra en Europa a unos cuatro mil kilómetros de nuestras casas, y múltiples conflictos por todo el mundo, a lo mejor sería un interesante momento para sacar de los cajones lo que seguro que se ha planteado múltiples veces y de múltiples maneras: un breve, recalco lo de breve, y por interés de los tiempos actuales novedoso, recalco lo de novedoso, servicio militar.

Ya sabemos el bien supremo que es la paz, y entre todos debemos edificarla para “construir un Mundo mejor”, pero la frase latina nos advierte: “igitur qui desiderat pacem, praeparet bellum”, es decir, “quien deseara la paz, se debiera preparar para la guerra”.

En fin, que se me ha venido todo esto por la cabeza al pasar por delante del MADOC camino de la heladería de Los Italianos y lo compartí en IDEAL en carta publicada el 30 de marzo, al pensar que una joven de nuestra época, como la Princesa de Asturias, dentro de unos meses comenzará su preparación militar en las Fuerzas Armadas.

Un cordial saludo a los lectores y lectoras de IDEAL en Clase.

 

 

Antonio

Alaminos López,

maestro retirado

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.