Vehículos singulares, 69: La ‘Viajera’ (Chevrolet de 1924) de Pepe Moreno

 

De las muchas cosas que hemos aprendido desde que esta serie de reportajes iniciara su andadura, -a principios de mayo de 2015-, es que, aunque parezca imposible, siempre habrá alguien que nos sorprenderá. Esto es lo que nos ha vuelto a suceder cuando hemos tenido la oportunidad de visitar el Museo de Pepe Moreno, en El Ejido (Almería). Pese a que aficionados al mundo del coche clásico almerienses y granadinos nos había hablado de lo que ha conseguido reunir a lo largo de 35 años por su pasión no solo por los coches y motos, lo cierto es que no nos hacíamos una idea ni siquiera aproximada hasta que lo hemos visto con nuestros propios ojos. En su impresionante vivienda en el número 121 de la Rotonda de L’Aimund, tras el jardín, en el que una Guzzi y un Citroën 11 Ligero colocados sobre una barra dan la bienvenida, se penetra en una nave en la que más de un centenar de vehículos recuperados por obra y arte de Pepe Moreno harán las delicias de cualquier visitante.

No recuperados aún de esta magnífica visión, la siguiente sorpresa viene cuando comenzamos a hablar con él pues, su nacimiento está en la Alpujarra granadina, ya que Pepe nació en Murtas, el 24 de enero de 1952 y que sería en sus tres años (1969-1973) como emigrante en Berna (Suiza) cuando descubre que sus patronos tenían algunos Chevrolet antiguos. «Estuve trabajando allí en unos talleres y se podría decir que de ahí nace mi afición por los coches antiguos», nos dice mientras comienza a mostranos algunos modelos de su increíble colección a los que ha dedicado toda su vida cuando no estaba en el taller de chapa y pintura en el que ha estado trabajando en El Ejido, primero como asalariado y, a partir de 1978, en su propio taller de la calle Pisos de Suárez y, posteriormente, en la calle Manolo Escobar (1979-1998) hasta su traslado definitivo a su actual ubicación donde mantiene vivo su deseo de hacer un museo de antigüedades pues a su magnífica colección de automóviles y motos se le añade todo tipo de objetos, desde máquinas de coser, de escribir, de música, una centralita de teléfonos,…

Interior de la Chevrolet de 1924 /ANTONIO ARENAS
Interior de la Chevrolet de 1924 /ANTONIO ARENAS

«Mi primer coche fue éste -indica mientras nos lo muestra- un Adler Trumpf Junior de 1932 que cuando lo compró estaba cubierto de malvas al que seguiría el Citröen 11 Ligero de la puerta de entrada junto a la moto», manifiesta. También que a los expuestos habría que sumar los que están en la planta sótano donde personalmente lleva a cabo el proceso de restauración de los vehículos para lo que cuenta con un taller perfectamente equipado, incluido cabina de pintura. «Con todos, restaurados y en proceso tendré sobre 70 vehículos, más medio centenar de motos», indica antes de comenzar a dar detalles de algunos de ellos comenzando por los utilitarios un Vespa 400, un Topolino, primera serie, un Goggomobile carrocería alemana. Luego sigue con un Citroën, mitad restaurado y mitad sin restaurar, «para que la gente pueda ver como se encuentran los vehículos y cómo están cuando se terminan».

Le siguen un Fiat 501 Coupé de 1924, otro Fiat 521 que se conocía con el apelativo de la Rubia, entero de madera, que encontró en el pueblo de Vera, y que se utilizaba en la fábrica de hielo para repartir de tienda en tienda. Enfrente un Studebaker de 1920 comprado en Pensilvania hace 9 años, un Hupmobile de 1913, un Willys Knight de 1927, un Morris Cowley de 1923, un Fort T de 1918, un Franklin de 1928, un deportivo Buick descapotable de 1920 y hasta un camión de bomberos de Nueva York de 1915. Delante de la mayoría de ellos hay un cartelito con la marca, matrícula, lugar de procedencia, cilindros, velocidad y alguna curiosidad. «El gasto en tiempo y dinero es incalculable, todo lo he conseguido trabajando mucho y durmiendo poco», nos dice a modo de conclusión antes de bajar al sótano para enseñarnos el taller.

Un camioneta adaptada con una historia de película

Logo de Chevrolet de 1929 FOTO: ANTONIO ARENAS
Logo de Chevrolet de 1929
FOTO: ANTONIO ARENAS

Muchos de los modelos aquí reunidos podrían ser objeto de un reportaje. Al final decidimos centrarnos en la ‘Viajera’, una camioneta Chevrolet de 1929, colocada muy cerca de la entrada, atraídos por su historia. «Se encontró hace unos 20 años en el pueblo de Cuevas de la Almanzora. Se sabe de su historia que cuando comenzó la guerra civil vinieron los militares a por el vehículo para requisarlo. El propietario le pidió un favor al alcalde y lo único que consiguió fue un plazo de 24 horas que aprovechó para quitarle la carrocería y ocultar el chasis con el motor. Lo sacó por un agujero practicado en la pared para esconderlo. Cuando vinieron los militares les dijo que lo único que tenían era la carrocería. Cuando terminó la guerra volvió a montar las piezas y lo puso en marcha otra vez», nos explica de este curioso vehículo matrícula GR-2538 que en la parte superior lleva un cartel decorativo ‘Granada-Almería’ junto a otro auténtico de ‘Servicio de alquiler’, como demuestra con el pequeño sello de Industria que aparece a la izquierda. Cuando lo adquirió «venía en mal estado por lo que ha habido que tocarle a todo. Hace dos años intervino en un película en la que trabajaba Ángela Molina, en el cortijo el Fraile. Íbamos vestidos de uniforme pues participé de de extra con la Viajera», explica. Así mismo, comenta que tiene asientos plegables y desplegables tanto a la izquierda del conductor como la derecha, motor de 3600 cc, 6 cilindros, volante de madera, salpicadero muy simple con indicador de temperatura, nivel de gasolina y aceite. Podía transportar 15 pasajeros, además de material para repartir por las tiendas, por lo que en la parte de atrás tiene un peldaño que se convertía en asiento.

Museo de Automóviles de Época en El Ejido (Almería) / A. ARENAS
Museo de Automóviles de Época en El Ejido (Almería) / A. ARENAS

Próxima entrega: Paco Molina, ‘El Zorro’, y su Citröen 2CV con doble motor

VER GALERÍA DE IMÁGENES:

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

12: Vanessa López y su Citroën 11 Ligero del 47

13: Rosendo Sánchez y su Renault Monaquatre del 32

14: Juan José Muñoz y su Mercedes Benz de 1965

15 José María Morales y su VW Escarabajo 1303 del 73

16: Juan Hurtado y su Hurtan T2 del 86

17: Juan Maturana y su BMW R75/5 del 76

18: «Francisco Vallejo y Opel Regent de Luxe de 1933»

19: «Sergio Martín y su Guzzi Hispania 49 cc»

20: «Gregorio Blánquez y su Tecnam P92»

21: «José Javier Molina del Pozo y su Mercedes 170 SD»

22: «José Manuel Rodríguez y su Citroën DS (Tiburón)»

23: «Eloy López Menchén y su Peugeot 202 de 1938»

24:«Francisco Molina y su Fiat Balilla descapotable de 1932»

25:  «David ‘Boliche’, su motocarro ROA y su Harley Davidson, 750 cc de 1937»

26: «José Juan Soria y su Plymouth Chrysler de 1932»

27: «Belén Briñas y su Renault Fuego GTX de 1982»

28: Jorge Cruz y su Mercedes 170 S de 1937

29: Sandro Berni y Vanessa López y su BMW con sidecar de 1939

30:José Martín Viana y su Fiat Torpedo 503 de 1925

31: María José Miralles y su Vespa de 1955

32: Diego Garrido y su Singer de los años 50

33: Araceli Becerril y su Daimler DS 420 del año 1968

34: Jacinto Spínola y su Norton 500 de 1946

35: José Garrido y su Mercedes 200D de 1967

36: Juan Manuel Megías y su Cadillac DeVille de 1968

 37: Ángel Prieto y su tractor Lanz Bulldog de 1958

 38: Miguel Ángel Martínez y sus ‘cuatro magníficas’ Guzzis

 39: Antonio Gutiérrez y sus dos Renault Siete

40: Antonio Sevilla y su Rolls Royce de 1936

41: José Javier Molina del Pozo, ‘Molinilla’ y su Mercedes 220S Ponton de 1959

42: Nicolás Hernández-Carrillo Lozano y sus Hispanos Suiza

43: Octavio Castellano Luque y su Volkswagen T2 de 1976

44: Juan Espadafor y su Citroën B14G de 1928

45:Tomás Gómez y su Rondine 125 Sport de 1954

46: Francisco Torralbo y su Mini Minor de 1968

47: Manuel Aguayo y su Gordini de 1962

48: Paco ‘Pico’ y su Seat 131 de 1977

49: Francisco Antequera y sus motos NSU de 1956

50: José Antonio Escudero y su camión Ford Thames de 1958

51: Francisco Javier Robles y su Renault Ondine de 1964

52: Manuel ‘Regalo’ y su fabulosa colección de SEAT 600

53: Alberto Garrido y su Citroën C5 de 1922

54: Antonio Morales y su moto Ardilla 52 de 1955

55: José María Martínez y su camión Ford AA de 1929

56: Pepe García y su Seat 850 Coupé de 1968

57: Obdulia Tamayo y su Toyota Cressida de 1982

58: Toni Moya y sus bicis SuperBH y Orbea de los 50

59: José Enrique Camacho y su Pierce Arrow de 1934

60: Manuel Cecilio Amador y su Seat 1500 de 1964

61: Francisco Mercado y su Simca Barreiros de 1967

62: Miguel Serrano Maldonado y su Cadillac Sedan de 1939

63: Sonia Vidal Romero y su Seat 850 de 1970

64: Juan Antonio Navarra y su Renault 4/4 de 1956

65: Antonio Arredondo Ibarra y su Ford A – Doble Phaeton de 1929

66: Los hermanos Mercado y sus motos Montesa Yaya, Montesa Brío 81 y ROA

67: Mar Escudero Vicente y su Dodge Dart de 1970

68: Ángel Ramón Pérez y su Citroën Mehari de 1971

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *