El CEIP Federico García Lorca de Olivares estrena con ilusión y entusiasmo su aula multisensorial

Desde el primer momento que cogí la coordinación del Programa Más Equidad, tuve claro que quería montar un aula multisensorial para trabajar con los niños con necesidades educativas especiales.

Como maestra de Audición y Lenguaje en el CEIP Federico García Lorca, vi la necesidad de enseñar a este tipo de alumnado más vulnerable, una forma de aprendizaje diferente, divertido y centrado principalmente en la activación de los sentidos, donde el alumno pueda experimentar e interaccionar con el medio a partir de la estimulación de la vista, el tacto, el oído, el olfato y el gusto.

Tras realizar un pequeño proyecto que se presenta vía Séneca, donde se expusieron los objetivos y contenidos que pretendíamos con éste, nos informaron que a nuestro centro le había sido concedido el Programa y su correspondiente dotación económica destinada para el montaje del aula multisensorial.

Montaje aula multisensorial

El Programa Más Equidad, está dirigido principalmente a potenciar la cultura inclusiva de los centros educativos y a mejorar el nivel de logro de las competencias a través de la mejora de los recursos en el aula o de la ejecución de vivencias innovadoras, activas y experimentales que promuevan el saber hacer del alumnado.

La base principal del Programa está basada en fomentar la autonomía de los niños, partir por supuesto de sus conocimientos previos, y desarrollar ambientes basados en el respeto, trabajo en equipo y responsabilidad, destinado principalmente a la atención a la diversidad y la igualdad de género.

El Programa se desarrolla a través de Proyectos en tres líneas de actuación:

– Más Equidad INNOVACIÓN (centrado principalmente a la prevención del absentismo y abandono escolar).

– Más Equidad INCLUSIÓN (ofrece medidas innovadoras centradas en el alumnado que está escolarizado en unidades específicas de Educación Especial, ubicada en centro ordinario).

– Más Equidad IGUALDAD (destinado al alumnado que se encuentra en situación de desventaja por razones geográficas).

Sin duda, dado que nuestro centro cuenta con alumnado escolarizado en modalidad C, es decir, aula específica con integración en aula ordinaria, estaba claro que nuestra línea de actuación está basada en Más Equidad INCLUSIÓN.

¡Manos a la obra!”, en breve nos informamos del montaje del aula sensorial, de los materiales que necesitábamos, centrados principalmente en las características de nuestro alumnado, del espacio del que disponíamos y la asignación económica.

Alumnado de 1º ciclo escuchando un cuento en la mesa de luz

Una vez que llegaron a nuestro centro todos los materiales, la ilusión por desembalar paquetes y montar provisionalmente el aula nos invadía a cada uno de los miembros de nuestro claustro.

Poco a poco fuimos dando forma a nuestra aula multisensorial, hasta llegar a un ambiente relajado, cómodo, lleno de luces led que cambian de color, diferentes texturas, aromas …, montando todo por rincones y organizando los materiales para que sea más cómodo a la hora de realizar actividades.

La maestra de Audición y Lenguaje, ha inaugurado el aula, presentando una actividad motivadora con la mesa de luz y el cuento del monstruo de colores. Con esta actividad pretendemos desarrollar la creatividad, la expresión oral, favorecer la atención y la concentración, identificar diferentes emociones y asociarlos a instrumentos musicales y como no, favorecer el gusto por la lectura y la escucha activa de cuentos.

Los alumnos de 3º y 4º relajándose escuchando los sonidos del aula multisensorial

EL alumnado del centro ha ido pasando por el aula multisensorial de forma escalonada, se han hecho pequeños grupos, dividiendo los ciclos en categorías de 5 o 6 niños, de esta manera, la organización es más adecuada y nuestro alumnado va a ir consiguiendo una mayor relajación, concentración y atención.

Nuestros niños/as han acudido muy ilusionados, tenían que cerrar los ojos antes de entrar, y no los podían abrir hasta que “la seño “no les dijera: 1, 2, 3… “ya”. La expresión de sus caras, era totalmente de asombro, bocas y ojos abiertos como las puertas que dan a palacio.

Una vez allí, se les ha explicado para que sirve un aula multisensorial, han tocado las texturas, las fibras ópticas, las pelotas antiestres, las botellas sensoriales…

Es curioso ver cómo han llegado a relajarse, cerrando sus ojos y escuchando sonidos del agua como la lluvia, truenos, río… a la vez que han visualizado diferentes proyectados en el techo del aula, que cambian constantemente de color. Todo ello unido a posturas relajantes y aromas que favorecen un olor agradable que hacen estimular diferentes partes cerebrales.

Nuestro alumnado tocando las baldosas sensoriales
Olfateando con nuestro humificador de aromas

Han cogido diferentes materiales que proporcionan al tacto cambios, debido a diferentes texturas y sensaciones que provocan al tocarlos.

La activación de los 5 sentidos a la vez, hacen que el alumno aprenda a desarrollar éstos, de forma que mejora el aprendizaje futuro en el resto de todas las áreas, además, proporciona diferentes vías de relación con lo que están aprendiendo. Esta forma de aprendizaje aumenta la atención, la curiosidad, la concentración…

El techo de nuestro aula multisensorial proyectado con estrellas

Promueve el pensamiento lógico, estimula la comunicación no verbal y mejora las relaciones positivas con el resto de compañeros.

Los alumnos rompen con la rutina de clase, con la típica postura de sentados y se sumergen en un mundo diferente, donde no se limitan sólo a leer y escuchar, sino que aprenden con la activación de los sentidos. Gracias a nuestra aula, se fomenta el desarrollo cognitivo, conocen el entorno, su propio cuerpo y el de los diferentes estímulos sensoriales.

En definitiva, todo son beneficios, ya que se desarrolla la inteligencia y el lenguaje, tan importante para interactuar y expresar nuestras ideas y sentimientos, que es lo que prima y es fundamental en nuestra vida diaria.

Todos los materiales que hemos decidido tener en nuestro aula multisensorial, están destinados para el aprendizaje de nuestro alumnado, centrado en la originalidad, motivación y experimentación. Lo principal, fue forrar el suelo con el tatami, para crear un ambiente cómodo y poder tumbarnos en blando y sin pasar frío.

La seño de Audición y Lenguaje relajando a los alumnos pasando la pluma por sus rostros

También disponemos de un arenero, donde el alumnado podrá jugar, construir, diseñar, escribir, dibujar… de forma táctil y desarrollando tanto su motricidad fina como gruesa. Con el espejo infinito se crea un efecto óptico que también promueve en el niño/a, la estimulación de la percepción visual y la capacidad espacial, creando ambientes relajantes.

Nos miramos en el espejo infinito

Las fibras ópticas, estimulan de forma lúdica la vista, explorando y jugando con las luces de forma segura, ya que por ellas no circula electricidad.

Relajación de la vista, alumnado de la ESO observando los cambios de colores de las fibras ópticas
Alumna en la tumbona pasando las fibras ópticas sobre su rostro

La mesa de luz es un gran recurso, también, muy atractivo como he comentado anteriormente, donde se trabaja prácticamente todas las áreas y multitud de materiales que habitan en el aula, de gran interés, que proporcionan relajación y concentración.

Tangram en la mesa de luz

Además, el alumnado de los diferentes ciclos va a crear distintos materiales para aportar sus propias obras al aula.

Los alumnos de infantil van a elaborar un panel de texturas, el alumnado de primer ciclo, crearán guantes de látex rellenos con diferentes texturas como garbanzos, harina, arroz…

El segundo ciclo, ha realizado botellas de aromas con diferentes olores como café, vinagre, canela…

El tercer ciclo, ha hecho botellas sensoriales, con diferentes materiales para crear diversos sonidos. Y por último, los alumnos de la ESO, van a decorar la clase, con grandes bolas de spam diseñadas con diferentes colores y formas, para colgarlas del techo del aula multisensorial.

En el tercer trimestre estamos programando un taller de yoga, con todo el alumnado del centro, aprovechando el espacio idóneo que nos proporciona el aula multisensorial, así como el entorno natural que nos rodea, ya que nuestro colegio está ubicado prácticamente en el campo y será muy atractivo realizar la actividad al aire libre escuchando sonidos totalmente naturales. Será un trabajo multidisciplinar, donde participará todo el profesorado del centro aportando diferentes sugerencias en cada una de las áreas.

¡Todo el cole estamos disfrutando de esta experiencia!

 

Francisca Gallego Jiménez,

Maestra de AL

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.