isabelperez.com La pionera granadina en la enseñanza de lenguas online

isabelperez.com no es una máquina, ni un pseudónimo. Tampoco es una coletilla.  No es solo un sitio web. Isabel Pérez Torres es de carne y hueso y es granadina.  Esta mujer ha contribuido a transformar la enseñanza de los idiomas en España y a sentar las bases de una educación bilingüe en Andalucía.

 

Nos gustaría trazar su retrato… con una condición… que nos dejes abierto el balcón de tus ojos de gata… que cantara Joaquín Sabina. Siempre nos han llamado la atención esos inmensos ojos que mantiene abiertos para aprender de todo y de todos. Conserva ese aire de inocencia infantil.

Isabel es pura energía. Siempre alerta, activa. Posee una increíble capacidad de trabajo. Es una corredora de fondo. Ella práctica los deportes individuales porque difícilmente se puede seguir el ritmo que ella impone en la carrera de la vida. Pero sabe mantener a distancias cercanas a la gente que la quiere y que probablemente la necesiten más a ella que al contrario.

Las primeras experiencias innovadoras en el aula: proyección de ejercicios en pizarra digital

Es intensa y ha vivido su vida intensamente. Resulta escandalosamente hilarante cualquiera de las anécdotas y ocurrencias que se disponga a compartir delante de un auditorio en el que se encuentre a gusto. Como cuando con doce años realizó sola su primer viaje en tren. Se había enterado que en Granada se estaba organizando una peregrinación a Santiago de Compostela y ella, ni corta ni perezosa, le dijo a su madre que iba a ir con las monjas cuando en realidad lo que hizo fue irse sola. Compró el billete, se montó en un vagón y, asómbrense…¡Nadie le dijo nada! Una niña pasó toda la noche en el pasillo asomada a la ventana y emocionada por realizar su primer viaje. Se quedó sin voz por lo que  resultó difícil que su madre oyera lo que no quería contarle.

Este fue el primero de los muchos que ha realizado a lo largo de su vida. Por trabajo, por placer… ¿Qué se puede  esperar de una viajera tan precoz? Ha viajado por buena parte del mundo físico y con ella, la ciudad que la vió nacer. En 2008 estuvo durante dos meses viajando por EE.UU – desde NY hasta la reserva Cheyenne, pasando por Boston, Washington… en un viaje organizado por el Departamento de Educación de Estados Unidos junto a otros 28 compañeros de otros tantos países del mundo. Como ella es como es y no se puede estar quieta y, como la sede donde estaba el Instituto de Tecnología de Massachusetts, MIT, estaba muy cerca de Boston, decidió hacerle una visita a Tim Berners Lee, el padre de la World Wide Web o red informática mundial.  Estaba tan agradecida por cambiar su mundo que quería llevarle un regalo, pero que, siendo agosto, no lo encontraría. Cuál no sería su sorpresa al encontrarlo trabajando frente a su ordenador. Isabel le ofreció un calendario con fotos de la Alhambra. Tim Berners lo aceptó encantado. Y se dejó fotografiar. Granada estuvo muy bien representada. 

 Isabel Pérez con Tim Berners Lee, padre de la World Wide Web

Porque Isabel Pérez si hay algo de lo que sabe es de la ciudad de Granada. Ella está ligada a la calle Elvira. Tuvo la vida de su padre rasgos novelescos y acabó «reinando» en la sabrosísima calle Elvira de antaño. En la España de la posguerra, huérfano de padre,  comenzó a trabajar con diez años en el puesto de frutas de su madre en una callejuela detrás del antiguo mercado de la  Romanilla.  Para su descripción tomamos prestadas las palabras que Fernando de Villena que publicara  en 1994 en su obra Por los barrios de Granada…: «Eugenio tenía un bar en la misma calle Elvira, pero no le faltaba olfato para calibrar el valor de un objeto centenario y prefería muy mucho el negocio de los candelabros, los relojes con leontina, los fanales y cornucopias, los duros de Amadeo y los azulejos moriscos…. Por lo que determinó abrir su localito con un buen mocho de trastos viejos y olvidarse para siempre del bar.

Eugenio poseía un carácter antojadizo y una mañana que le cogiese de buenas podías conseguir fácilmente un buen arca por quince mil pesetas pero cuando andaba con el humor negro mejor era pasar de largo por la puerta de su local…«

Cuando Isabel consiguió terminar la carrera de Filología inglesa -después de haber abandonado la de Física a los dos años de cursarla, haber trabajado de cajera en un restaurante chino, haberse presentado a plaza fija en la lavandería de la Seguridad Social para renunciar al cabo de tres años a seguir siendo lavandera porque «le dió un volunto»-  debió de coger a Eugenio en un buen día porque sin abrir la boca y abriendo la cartera le regaló a su hija,  una pequeña fortuna.

Fue Carmen, su madre, la que se hubo de hacer cargo del negocio familiar de las antigüedades, cuando el padre murió en 1988. Y fueron sus hermanos los que heredaron este espíritu del pasado: Carmen  se hizo arqueóloga,  Eugenio … como siguió contando Villena, puso librería de lance «Atalaya Almendros», cómo no, en Elvira. Juan también estudió Historia . 

Isabel, por el contrario, puso su espíritu minimalista, austero y ordenado al servicio de lo tecnológico.

Porque mientras en la calle Elvira se desmontaba el micro universo de pequeños locales de comestibles, reparaciones, tiendas de segunda mano…donde era posible cambiar el papel y los cartones usados,  los cascos y las novelas y los tebeos por huevos o por algunas pesetas…- y cambiamos las pesetas por euros-, y los inquilinos de la calle Elvira fueron desalojados de sus viviendas – como le pasó a Carmen, su madre –  para construir la Granada del siglo XX, el mundo se entregaba a una revolución tecnológica.

Sorprendidos nos fuimos dando cuenta, primero, que podíamos llevar encima un aparato pesadísimo y carísimo y comunicarnos desde cualquier lugar mediante la telefonía móvil, luego que podíamos instalar algo en nuestros recién adquiridos ordenadores – que usábamos para sustituir nuestras máquinas de escribir porque nos dejaba corregir si nos equivocábamos y almacenar documentos e imágenes –  llamado Internet y que nos permitía visualizar contenidos que alguien desconocido en algún lugar alejado del planeta había grabado y, luego, que podíamos establecer conexión por correo electrónico, primero, y luego con aplicaciones que tejieron el planeta de redes. 

Así vivimos los cambios, de forma gradual, dejándonos sorprender y aprendiendo, eso lo supimos luego, que debíamos conformarnos con ser emigrantes digitales.

Isabel Pérez para entonces profesora de secundaria de inglés fue una visionaria. Ella se percató a partir del 95, que la WWW tenía un valor pedagógico inmenso. Comenzó a formarse con los pioneros en la enseñanza de lenguas mediante el ordenador (ELAO) como Germán Ruipérez y en 1996 creó una página donde alojar las primeras actividades y trabajos de sus alumnos.

Esa página es la que hoy le trae a esta galería de retratos,  isabelperez.com. No tuvo más remedio que bautizarla como ella porque una de sus compañeras de departamento se negó a que el sitio web llevara el nombre del nuevo centro, porque eso era muy raro y tenía muy poco interés. Las revoluciones tienen eso. Que muchos no adivinan el alcance. Y que  los que la  hacen  son generosos. Isabel creó este espacio en la creencia de que la experiencia y el conocimiento debían ser compartidos. Y lo compartió tanto, tanto que la empresa donde estaba alojada la invitó a alojarse en un servidor propio.  

Durante años pronunciar – imagínense a estudiantes norteamericanos o asiáticos intentándolo-  ese dominio ha sido sinónimo de excelencia en la enseñanza y el aprendizaje de los idiomas en España tal como lo atestiguan las múltiples referencias en la bibliografía especializada en la enseñanza del inglés. Y las miles de visitas diarias a la página.

Ese ingente trabajo se reflejó en la realización de la primera tesis doctoral en el mundo sobre la aplicación de las WebQuest al proceso de enseñanza/aprendizaje de lenguas extranjeras, tal como le aseguró  Bernie Dodge, el diseñador de dicha estrategia. Y es que las revoluciones también hay que documentarlas. 

Con Bernie Dodge, profesor de la Universidad de San Diego y creador de las estrategias WebQuest en un congreso celebrado en Barcelona

Si creen ustedes que aquí terminan los méritos de Isabel para estar aquí están muy equivocados. Ahora bien, ya hemos dejado que nuestra protagonista ha sido y es una persona muy inquieta. Seguir su curriculum profesional puede causar, como los medicamentos, reacciones alérgicas.

Un “ nuevo volunto” la llevó a ayudar a montar las estructuras del cambio de la enseñanza online también en entornos universitarios. El centro de enseñanza virtuales de la UGR la contrató para encargarse de los proyectos de eLearning europeos y,  proyectos solo aptos para visionarios con formación en ciencia ficción, los Erasmus virtuales. 

Entre 2009 y 2011 y como responsable de plurilingüismo en la Delegación de Educación de Granada participó en la elaboración de la orden que regulaba las enseñanzas bilingües en Andalucía y siguió creando materiales CLIL y otras actividades lingüísticas que la Consejería de Educación puso a disposición de los docentes on line ¿Quién mejor que ella?

Como además, nunca ha sabido permanecer quieta, ha dado multitud de conferencias y cursos de especialización al profesorado en España y en el extranjero. El último en Viena, en dónde además ha sido asesora de educación para nuestra embajada.

Rumbo a un congreso en Tallinn (Estonia) con sus compañeros Diego Ojeda, Juan Bautista García  y Sacra Jáimez

Isabel siempre inquieta, sabe que la revolución es imparable y se plantea cerrar la página … “Yo misma tendría que replantearme totalmente cómo usar todo esto ahora, con los traductores tan estupendos que hay y con la inteligencia artificial

Esta mujer ha contribuido a la innovación en la enseñanza de los idiomas en nuestro país casi sin pretenderlo, y por ello ha recibido tres Premios Sello Europeo a la enseñanza de lenguas. Dos como miembro de proyectos, uno de la UGR (2003) y otro de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía,  en 2012. Y un Primer premio Sello europeo por la trayectoria profesional en 2005.

Sirva este retrato, para dar a conocer entre sus paisanos el rostro y la trayectoria de una mujer excepcional, Isabel Pérez Torres.

Serie ‘La Historia sirve’ :

Próximas entregas:

  • Javier Martín Ruiz. Relator del pop y el rock en Granada
  • Juani, el de la Granja. El orgullo de ser granadino

 

 

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia

IES Padre Suárez

Compartir:

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia del IES Padre Suárez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.