Los del Río Sánchez.  La historia de un compromiso

Febrero todavía.

No recordamos si es en esta novela o en alguna otra protagonizada por la investigadora Amparo Larios, en la que José Luis Serrano, escritor, catedrático de Filosofía del Derecho de la UGR y político, nos regalara una preciosísima descripción de la Plaza Nueva de finales de milenio que él veía.

No podemos encontrarla en nuestra biblioteca. En esta historia rendía homenaje a la segunda obra de ficción del abogado, Felipe Romero, El mar de bronce (utilizando el curioso recurso literario de citar bibliografía en el género negro. Y, ¡le quedó bien!) y por eso se la regalamos a Rafael Romero, hijo de Felipe, que fue el artista que diseñó la portada de la obra de su padre.

José Luis Serrano utilizaba a sus amigos, previamente desdibujados, como protagonistas de unos argumentos que no tenían otro escenario que el de las calles de Granada a la que él amaba. Las instituciones culturales de Granada se hicieron grandes con la presencia de una serie de personajes dignos de ser novelados. Nosotros vamos a intentarlo para esta nuestra galería de retratos. ¡Ojo!, tendremos que andarnos con cuidado, a ver si la memoria nos confunde y pintamos esto con un color rosa que no es el que le corresponde.

Porque la Granada reivindicadora tuvo mártires.

ARRIBA: Los 15 hermanos en 1969 AQUI: en la casa familiar de Castril (2004)

Hubo un tiempo en Granada que fue de los hermanos del Rio Sánchez.

Eran quince hermanos.

Además de ser numerosos son inquietos, curiosos, familiares, viajeros…y, muy, muy piña.

En los tiempos de la Movida, frecuentaras la tribu que frecuentaras, siempre había alguno de los hermanos presente. 

Se entiende por Movida un movimiento de explosión cultural que sobrevino en la España democrática y que significó la conquista de espacios públicos, la reivindicación del arte, la cultura, el asociacionismo.

Se trataba de construir. Los del Rio se hicieron expertos en reivindicar para crear.

Aunque formaban parte de una de las sagas más acreditadas de la ciudad siempre o casi siempre aparecían en solitario. Se dejaban caer con su eterna sonrisa y se convertían, posiblemente sin quererlo, en el centro de atención. Y luego, claro está, se comentaba.

El ritual era el siguiente…-yo soy amiga de uno de los de en medio-. -Yo no lo conozco pero coincidí en la carrera con uno de los de los pequeños-…Y siempre se acababa la frase… –Claro, ¡como son tantos! Y mucho antes de que Objetivo Birmania profetizara el fenómeno de las redes sociales en la canción… los amigos de mis amigas, son mis amigos, los Del Río nos tejieron en un hermoso manto de relaciones. 

Hagan, hagan memoria. Si no coincidieron en alguno de los lugares de moda, en algún partido político o en alguna manifestación, es posible que se hayan encontrado en algún momento de su vida con alguna de sus traducciones, o con alguno de sus escritos o con alguna de sus propuestas culturales –Claro, ¡como son tantos-

Lo hemos estado pensando y repensando. El relato debe ser coral.

Cariñosos y familiares, con los abuelos en Castril (1982)

Y el relato debe ser realizado.

Amén de la anécdota de ser una familia numerosa atractiva, los del Río merecen una mención como insignes granadinos porque su unidad familiar reúne diversas ramas del saber, del conocimiento y de los proyectos de la Granada de la segunda mitad del s.xx.

Hemos conseguido colar a un infiltrado entre sus filas y nos ha ido suministrando información. Agradecemos enormemente su ayuda porque, así, sin más, hubiera sido difícil. Porque son gente inquieta. No solo geográfica, sino intelectualmente. Les gusta investigar, estudiar. Les gusta divulgar. Tienen arte para contar y convencer.

En ocasiones, como todos, han habitado en el bulevar de los sueños rotos pero si algo han tenido los del Río es que cuando estos se rompían, rápidamente  soñaban nuevos proyectos.

Déjennos que se los presentemos…agrupados por quintetos – ¡Son tantos!-

Los grandes, los medianos, los pequeños.

El primer quinteto está formado por Pilar, Carmen, Antonio, Francisco y José María. Nacidos en el tardofranquismo.

Por ser los mayores les sobrevino el papel de madres y padres de apoyo y fueron abriendo puertas. Accedieron a la Universidad. Estudiaron los que les dio la gana.

Pilar, la mayor, se hizo periodista. Aún nos parece recordarla presentando algún informativo en los canales autonómicos y nacionales.

El compromiso de Pilar, que ejerció como pionera en la prensa democrática, con los derechos humanos, sigue vivo. Desde la atalaya privilegiada de la presidencia de la Fundación José Saramago recoge distinciones y premios – nadie regala nada. Dicen que trabaja 18 horas diarias-.

Recordemos  alguno de los más recientes… El premio Eduardo Lourenço en 2021 por fomentar la idea libre y creadora de un iberismo cultural y afectivo (por favor ¿Se puede reivindicar tanto en una sola frase?) O el premio Ojo Crítico Iberoamericano que le otorgó RNE en 2022 por… levantar la ceguera de los nacionalismos y ensayar con lucidez un iberismo que mira a la península y a América.

Pero recibe otros premios en forma de palabras cariñosas por parte de su familia. Generosa, hermana mayor, luchadora, acogedora.

El compromiso de Carmen, la segunda de las hermanas, también tiene que ver con lo social. Resulta que el mundo que nos resultó después de la lucha por las conquistas no fue tan perfecto como creímos y nos ha dejado como secuela una precaria salud mental.

Carmen es especialista en psicología clínica. En su producción científica, decenas de relatos para intentar explicar nuestra aceptación como personas

Ha compaginado la Universidad de Sevilla, donde ha ejercido como profesora, con el trabajo de presidenta de la Comisión de Ética y Deontología del Colegio de Psicólogos de Andalucía Occidental. El resultado sobre su investigación ha quedado plasmado en el libro Guía de ética profesional en psicología clínica publicado en Ediciones Pirámide.

Ninguna de las carreras profesionales de los del Río se repite. Antonio, psicólogo, derivó en otros derroteros. Una experiencia cooperativa en educación con una fuerte apuesta por la Formación Profesional. Hoy centro de referencia en Granada, el Ramón y Cajal. 

Siempre ha sido dinamizador social y cultural. Como cuando cargado de mapas (¿recuerdan que hubo un tiempo en el que nos faltaban brazos y mesa para desdoblar los mapas adquiridos en la tienda que el Ejército había habilitado en Camino de Ronda?) organizaba rutas a Marrakech para trabajar nuestra competencia aventurera. Cuentan que hoy es más fácil quedar con él en la sala de espera de cualquier aeropuerto que en su propia casa.

Quizás hayan conocido a Paco porque durante mucho tiempo trabajó como celador del SAS. Desde su juventud  ha estado comprometido con la causa ecosocial y el movimiento verde. 

Luego, ya de mayor, intentó teorizar sobre el origen del pensamiento y se licenció en filosofía. Y todavía le dio tiempo de convertirse en profesor de secundaria.

Chema es el quinto. Estudió Filosofía. Durante 40 años ha sido trabajador en la Caja Rural de Granada. Durante este largo tiempo su compromiso ha sido el sindical, la defensa de los trabajadores.

Hoy se deja ver en el circuito de la vitalísima poesía granadina.

Los del Rio, comprometidos con la cultura.

¿Qué todavía le quedan ganas de seguir leyendo? Adelante, adelante. Tenemos Del Río Sánchez para rato.

Hay un segundo grupo, los medianos. Carlos, María, Juan, Teresa y Miguel.

De familia muy religiosa, el único que ha seguido el camino de la fe, ha sido Carlos.

La misma preocupación por el hombre, la misma lucha, el mismo compromiso que sus hermanos, pero el suyo desde un enfoque religioso.

El hermano cura, reparte su tiempo entre diversos cargos dentro de la curia granadina, delegado de asuntos jurídicos sacramentales, juez de la vicaría general, miembro del colegio de consultores… con el de sacerdocio a pie de calle en la Parroquia la Inmaculada Niña en el barrio del Zaidín.

Antes de establecerse en Lanzarote, María se diplomó como Graduado Social y se licenció en Historia del Arte. Activa en la Asamblea de mujeres

¿Recuerdan aquel local rompedor que se abrió en la calle Joaquín Costa que era a la vez bar, biblioteca y sala de arte? Si, si. Ese que se llamaba Espacio Abierto frente a Bodegas la Mancha. Uno de los lugares desde donde se dinamizó la cultura allá por los 80. Una experiencia que se adelantó a su tiempo en una Granada a la  que le costaba desperezarse. Ella fue una de las impulsoras

Inauguración de Espacio Abierto (1987)

Tiene un currículum tan extenso como diverso. Desde rehabilitación del patrimonio a asesoramiento en materia de adopciones y mediación familiar para después ejercer como parlamentaria por Podemos durante dos legislaturas. De una coherencia aplastante.

Juan, a pesar de ser de los medianos, fue de los primeros en trabajar como técnico de hacienda en la Junta de Andalucía en Sevilla donde también ha ocupado puestos de responsabilidad.

Y como es amigable, cercano y generoso ha ayudado tanto a los hermanos pequeños que se incorporaron más tarde al mercado laboral, que hay quién siente cierto complejo de haberse aprovechado de él. 

Teresa, licenciada en Relaciones laborables, vive en Granada. Si les gusta la música clásica, la tienen que conocer. En parte, para darnos la razón en el hecho de que ninguna carrera profesional de los hermanos se parece al otro, en parte para animar la conversación en las reuniones familiares convocadas para celebrar la vida, ha dedicado su carrera profesional a  trabajar en uno de los buques insignia de la cultura granadina, el Festival Internacional de Música y Danza. 

Miguel, cierra este ciclo. Otro de los entrañables. Trabaja en el  Cabildo de Lanzarote y desde allí ejerce como emigrante granadino pregonando la poesía de Javier Egea y las canciones de Carlos Cano, por granadino y porque se considera, por lo cercano, uno más en la familia.

El grupo de los protegidos es el de los pequeños.

Jesús es técnico de medio ambiente de la Junta de Andalucía.

Tiene la suerte de trabajar en lo que más le gusta, la defensa de la naturaleza y la igualdad social. Recordamos que participó en la transformación de algunos espacios de Granada siendo director de medio ambiente en el Ayuntamiento de Granada. El vertedero de Víznar, hoy convertido en espacio verde, o la recuperación del bosque perdido del Carmen de los Mártires, la joya de los jardines de Granada son alguno de sus logros.

Ángel, antropólogo y profesor de la Universidad de Sevilla. Teórico del grupo de los vencidos con obras como Memorias de un libertario andaluz en la guerra civil española, Andaluces en los campos de Mauthausen, o El canal de los presos (1940-1962) trabajos forzados: de la represión política a la explotación económica. Ángel, comprometido con la memoria histórica. Con cerrar heridas que quedaron abiertas. Galerista de retratos imposibles.

El espacio de Nacho, el decimotercero, fue virtual. Su web, Guía de vinos low cost (GVLC) ha contabilizado cientos de miles de visitas buscando saciar curiosidades. Pertenece a la asociación española de periodistas y escritores de vino (AEPEV). El lema de la asociación, y también el de Nacho, es el de el vino es cultura.

Si no está dedicado al mundo del vino, ejerce como granadinista.

Luis, uno de los más mimados por ser el penúltimo, nos dice nuestro topo. Ejerce como aparejador en La Palma, pero vuelve a Granada de vez en cuando para reencontrase con la Granada que tanto añora. 

Celebración familiar en 2003. La Palma

 

Miriam, la benjamina. Estudió Magisterio.

¿Qué creen ustedes que hay un salto generacional y que ella se libra del compromiso social? Nada de eso. Sus causas, el feminismo y la atención a la inmigración, ahora desde el País Vasco.

Pilar, Carmen, Antonio, Paco, Chema, Carlos, María, Juan, Tere, Miguel, Jesús, Ángel, Nacho, Luis, Miriam, hijos de Antonio y de Carmen.

Nacidos en Castril, en Sevilla, en Granada.

Vecinos de la Carrera de la Virgen.

Rojos, verdes, morados…y, ahora comprometidos con el color de todo ser humano que tengan delante.

A lo mejor no han recordado a ninguno de ellos, pero se han reconocido a sí mismos porque su familia también fue numerosa,

O porque también contribuyó a conquistar libertades corriendo delante de los grises

o…se encerró en la Iglesia de San Ildefonso

o accedió a estudios universitarios y fue licenciado o licenciada de primera generación

o porque también tuvo sueños que se rompieron en pedazos pero sigue luchando y comprometido con la gente. Como los Del Río.

Es febrero todavía.

 

Serie ‘La Historia sirve’ :

Próximas entregas:

  • Francisco Estarli. Pregonero del mundo cofrade granadino

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia

IES Padre Suárez

 

Compartir:

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia del IES Padre Suárez

4 comentarios en «Los del Río Sánchez.  La historia de un compromiso»

  • el 16 febrero, 2024 a las 10:04 am
    Enlace permanente

    Me ha encantado leer el recorrido de esta familia. Conozco a algunos, en especial a Angel. Enhorabuena por la iniciativa de darle luz.

    Respuesta
    • el 16 febrero, 2024 a las 12:39 pm
      Enlace permanente

      Formamos parte de esa red que han ido tejiendo
      ¡Claro, son tantos!

      Respuesta
  • el 16 febrero, 2024 a las 12:52 pm
    Enlace permanente

    Agradezco al equipo del artículo la inmensa información recogida y atribuida de manera correcta a cada una de las personas que forma parte de la Tribu del Río, con su madre Carmen Sánchez al frente.
    Gracias

    Respuesta
    • el 16 febrero, 2024 a las 1:22 pm
      Enlace permanente

      Javier, nuestro «topo» tuvo inmensas palabras de agradecimiento, cariño y respeto hacia los fundadores de la saga.
      Habíamos sobrepasado, con mucho, el límite del relato. Espero que ese cariño sobrevuela la historia

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.