Alberto Vega Lozano. Promesa de futuro

Nuestra rutina semanal está organizada en base a las aportaciones culturales a las que, por respeto y admiración, estamos suscritos. Es una buena manera de tener referencias temporales. Para no perdernos. 

Esperamos que llegue el miércoles para conocer el elemento que el profesor Emilio Padilla anda catalogando del magnífico museo de Ciencias Naturales del IES Padre Suárez. Los jueves nos encanta leer la columna que Juan Santaella, de pensamiento crítico y corazón generoso, redacta para el IDEAL. Los viernes los destinamos a una preciosa liturgia con el oficiante de idealenclase, Antonio Arenas. Los sábados en la mañana temprana, nos despiertan los versos del poeta oftalmólogo Antonio González Cortés. El domingo, el Romance que Juan José Gallego Tribaldos anda redactando sobre los pueblos de la geografía andaluza, nos da los buenos días. Los lunes…esperamos a los martes, para recibir El pinchazo de Alberto Vega.

Desde hace varias semanas Alberto nos da a conocer las propuestas musicales que aún tienen el encanto de ser genuinas y espontáneas en Radio5. Recientemente, nos ha presentado a otro granadino, Caro Raro, cuyo estilo define como pop jizzy jazzy. Pueden oírlos en https://www.rtve.es/play/audios/el-pinchazo-en-radio-5/pinchazo-radio-5-caro-raro-pulianas-granada-12-03-24/16010816/

Nos encanta recibir su podcast. La juventud ¡tiene tanto de contagiosa! Y oír a Alberto, por una vez comedido, con su voz de barítono, dicción perfecta, alabando el trabajo de todos los que pululan por la periferia musical es como tomarse un refresco con mucho hielo en un día  caluroso.

Alberto es una joven promesa de la cultura y el arte granadino.

Es una hermosa promesa de futuro. Pero no sólo lo pensamos nosotros. Los electores de la fundación Amancio Ortega también apostaron por este joven, inquieto, con un perfecto inglés y con una lluvia torrencial de ideas por pensar (le pasa lo mismo con la música. Cuando está improvisando le florecen tantas ideas que abruma. Lo sabe y ahora está trabajándose para intentar alargarlas). A lo que íbamos.

Lo becaron para estudiar el primero de los cursos de bachillerato en Canadá. 

La Fundación Amancio Ortega realiza una inversión en el mercado de futuro desde 2010. Eso es. Contribuyen a la selección natural de nuestros próximos cuadros dirigentes formándolos en la aldea global. Los hace fuertes porque deben ser capaces de sobrevivir y adaptarse a una experiencia, creemos, especialmente difícil. Es duro salir indemne de una experiencia como está a los diecisiete años. Un año en una cultura, una familia, un sistema educativo y un sistema de valores, totalmente novedoso sin tener contacto físico con la familia.

Y también debe ser enriquecedor.

Debió de llamarles la atención a los canadienses, la llegada del joven granadino, rebosante de inquietud,  vividor en un rico mundo interior, profundamente respetuoso y heredero de una serie de bienes que le han hecho ser quien es y soñar.  Debieron dejarlos noqueados las propuestas que realizó en las clases de Drama de su High School, cuando Alberto rodó un documental basado en los célebres dulces granadinos, las Maritoñis. No podemos resistirnos. Se lo vamos a contar para que sepáis con qué tipo de persona nos estamos jugando los cuartos.

Este fue el proceso creativo. Hubo una moda en internet que consistía en usar el himno de la URSS. Y Alberto, no sabemos si por nostalgia o porque él es así, investigó el origen de las Maritoñis. Concluyó que era un alimento para gente trabajadora porque cuando terminaba la campaña de navidad, los dulces que no se habían vendido se aplastaban, le añadían cabello de ángel y…¡ya estaban!

Cuéntanoslo otra vez, porfavor, que nos parece muy ingenioso – Puse el himno de la URSS con una foto de la Maritoñi haciendo como un zoom out lento, muy dramático. Surgió una imagen supersugerente. De ahí salió todo lo demás. Pillé por internet imágenes de películas de propaganda soviética y locuté por encima…al final hilé todo

Y ahora imagínense la cara que se les debió quedar a los de allí, cuando Alberto les contó esta historia que había inventado sobre las maritoñis – y, ¡a saber cómo lo pronunciaban!-

Pero por lo visto, les gustó. El les gustaba.

Fiesta de cumpleaños sorpresa en Cánada

De esta experiencia, a Alberto le quedó – además de un recuerdo imborrable y cariñoso- la impronta norteamericana. La cultura del persigue tus sueños – ¡pero sin fliparse demasiado!– y la asimilación de sentencias hechas, que es como la letanía de ellos, los “mottos” que les facilitan la toma de decisiones, como eso de cuál es tu figura inspiracional y que para nosotros sería ¿A quién te gustaría parecerte? ¿Quiénes son tus modelos? 

Alberto, que en la conversación, abre mucho los ojos, para no perderse nada, ríe a menudo a carcajadas. Ahora que este relato le sirve para reflexionar, cae en la cuenta, que un referente muy importante ha sido su tío Alberto. Nacido como hijo de inmigrantes granadinos en Barcelona y criado como emigrante en Alemania, es un personajazo. Ese Alberto, estudió ingeniería agrónoma y ha trabajado en proyectos de cooperación internacional en todo el mundo. Por poneros un solo ejemplo, estuvo trabajando para la IGAG, Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo, una organización económica y de integración del África Oriental que perseguía la unidad económica de los países del cuerno de África ¿cómo paso previo a la unificación política? ¡Cómo para no convertirse en modelo a seguir!

Alberto, el pequeño, quería imitarlo hasta que volvió de Canadá. Allí cambió de idea.

Estudió comunicación audiovisual y máster en documental. Ahora anda con un contrato en Radio Nacional de España.

Optó por este camino, porque en Canadá le aconsejaron que se dedicara a hacer cine… –pobrecito mi padre, que él quiere que yo tenga para comer y si me dedico a hacer cosas de esas (se refiere a la creación artística) pues igual un poco de hambre paso…-

Tendremos que darles las gracias a los de allí porque lo descubrieron antes que nosotros.

Alberto es un creador y comunicador nato.

Su segundo concierto en 2016. El primero fue en Belicena en un secadero. Este fue en la Sala, en Neptuno. En este proyecto conoció a una persona importantísima en su vida, Dario

Y las cosas de esas son los cortometrajes, la poesía, la música.

Su experiencia musical es larga porque comenzó joven cuando el bajo entró en su vida. Se enamoró. Se formó con las clases de Jesús Valero y experimentó en bandas de R&B (estilo Motown) en Cánada, de ambientación en Holanda (dirigió cada sábado una jam session en un garito de 9 de la noche a 3 de la mañana) y en España, después de las experiencias de música garajera con los grupos Radio Palmer (2017-2019) y los B.E.S.O.S. (2021-hoy), música dadaísta con Sky Bacon – y con esto lleva dos discos- , ha recalado en SPRGRS, un proyecto de audiencia pequeña pero fiel que les sigue en la gira nacional – Archidona, Almería, Alicante, Barcelona… y próximamente Vitoria y Madrid.

Grabando con Sky Bacón y Los b.e.s.o.s para un recopilatorio de música granadina que saldrá proximamente

Pero fundamentalmente experimenta con el concepto de la expresión, de la comunicación, de la creación.

Hemos cometido un gravísimo error. Alberto es el tipo capaz de disparar más palabras por segundo que conocemos (y encima tiene el morro de escribir la letra de una canción que dice lo siguiente…No me obligues a hablar/que no te puedo contar/que no te quiero contar…). Pues eso, que le preguntamos qué es lo más importante para él y nos cayó un chaparrón de palabras que todavía estamos por asimilar.

-Lo más importante es el proceso creativo. La creación artística es muy visceral. La materia prima es una mezcla subconsciente de todo lo que he estado haciendo o viendo. Escribir o hacer sin saber lo que está haciendo. Vomitar. Y luego darle sentido. La experiencia creativa es una especie de trance pero no tiene que quedarse ahí, hay que pulir lo que a uno le surja de dentro, es un ejercicio de responsabilidad social y se lo debes a quienes te oigan o lean-

Alberto que es honesto, nos confiesa también todas sus debilidades, todos sus miedos. El miedo a los finales (¿y a quién no?). A él como espectador le gustan los finales abiertos. Pero ahora anda queriendo  pulir más el trabajo – no hay porque descolocar a la gente – 

Gira por Portugal con agrupación folclórica costaricense Siwö’

Otro de sus miedos es que no solo hay que ser creador sino que hay que saber desenvolverse en las industrias creativas. Pero eso le parece…- muy fuerte. Porque es mercantilizar el producto, meter dentro de un sistema de producción las ideas creativas. Suena a contradicción-

Alberto venía así de serie, pero tuvo la suerte de crecer en una familia, la de Carmelo Vega y Mariche Lozano, que entendieron a este niño que inventaba e inventaba y potenciaron su creatividad. Siempre con el referente de Alejandro y con el aplauso de Emilia y Pepita.

Quiere dedicarse a la música, a proyectos musicales, a escribir relatos, poesía. Todo le parece inspiracional – la vida es dura. La vida no deja de sorprenderte- . Quiere seguir trabajando en Radio Nacional de España.

¡A ver si van a tener razón los americanos y hay que perseguir tus sueños! –pero sin fliparse mucho, ¿eh?-

Aunque estés hablando de algo verdadero, el relato siempre es ficción. Alberto dixit

 

Serie ‘La Historia sirve’ :

Próximas entregas:

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia

IES Padre Suárez

 

Compartir:
Compartir:

Carmen Gómez Letrán

Profesora de Geografía e Historia del IES Padre Suárez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.